Inicio > Responsabilidad Social Corporativa

Responsabilidad Social para empresas

La Responsabilidad Social Empresarial o Responsabilidad Social Corportativa (RSE ó RSC) se refiere a la capacidad que tienen las empresas de atender a las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas, garantizando el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social.

Crear un programa de Responsabilidad Social

Responder a una necesidad real

Un programa de RSC exitoso es aquel que logra responder de forma sostenible y efectiva a las necesidades o problemáticas sociales, ambientales y económicas de la sociedad.

Implicar al equipo humano de la empresa

Para que su estrategia de RSC sea pertinente, es necesario contar con la participación de todas las partes interesadas (contratistas, proveedores, consumidores, empleados, ejecutivos, etc.). Se trata de construir un programa que tenga en cuenta las necesidades, preocupaciones y expectativas de todos los implicados, lo que permite generar confianza.

Siga los objetivos de la organización

Analizar los intereses, perspectivas y planes futuros de la organización. La Visión y Misión de la misma deben coincidir con los proyectos de responsabilidad social de modo que estos apoyen el logro del futuro deseado para la compañía.

Identifique proyectos viables

Es necesario evaluar los recursos y capacidades que la organización puede poner al servicio de la RSC con el fin de determinar en qué medida cumplirá los objetivos y retos del programa que desea implementar y en qué plazo, según las expectativas de los grupos de interés.

Revise indicadores sociales

Uno de los aspectos para lograr que las acciones de RSC se traduzcan en aportes significativos al desarrollo, es planificarlas revisando los indicadores sociales (salud, educación, empleo, acceso a servicios públicos, entre otros) y planes de desarrollo de la región o comunidad que se va a beneficiar y sentirse identificado con ellos.

Defina los proyectos

Aquí la empresa define el problema o situación que quiere mejorar: concreta acciones y fija metas, objetivos, actividades, recursos, presupuesto, responsables e indicadores. Una buena planificación impide caer en la atención de necesidades ‘cortoplacistas’, por lo que todas las estrategias de RSC deben tener una visión de largo plazo, comprometer a los interesados y ser lo suficientemente sostenibles en el tiempo.

Evalúe

Por más estructurado y bien planeado que esté un proyecto, es importante realizar un seguimiento continuo y evaluaciones de su desempeño. Para lo cual es necesario crear una estrategia de monitoreo que permita medir los impactos generados, avances, errores y logros. En este caso es recomendable hacer uso de indicadores de gestión.

Comunique

La continuidad de un programa de responsabilidad social depende de los resultados y beneficios que tenga para la compañía y sus grupos de interés. Reportar resultados de forma clara, veraz, periódica y transparente genera confianza en el proyecto, por lo que herramientas como los informes de gestión y los reportes de sostenibilidad son de gran ayuda.

 

Benefícios de un programa de Responsabilidad Social

Mejor capacidad de contratación y permanencia de los empleados

Las personas admiran a las empresas que desarrollan proyectos sociales y que valoran a sus empleados, que les dan soporte y ayuda continua, aun en momentos difíciles. Ademas que los empleados se sienten mas motivados por el hecho de trabajar en una empresa consciente. Esto estimula a que los empleados permanezcan en la empresa y valore su empleo.

Mayor lealtad del consumidor

Los consumidores admiran aquellas empresas que valoran a sus empleados, desarrollan proyectos sociales, se preocupan por el medio ambiente e invierten esfuerzos contra la corrupción. Por ello, la responsabilidad social es factor que garantiza la fidelidad del consumidor.

Valoración de la imagen y de la marca

Las prácticas de responsabilidad social agregan valor a los negocios de la empresa, la cual puede valerse de ese potencial diferenciador para sus estrategias de negocios. El consumidor está cada vez más preocupado por aspectos tales como la ética y el tra- tamiento a los empleados y dispuesto a premiar empresas que adoptan comportamientos socialmente responsables.

Sostenibilidad del negocio a largo plazo

La perennidad de la empresa constituye también motivo de preocupación para los inversionistas. Las prácticas socialmente responsables disminuyen las contingencias de la empresa y permiten su control, reduciendo el riesgo del negocio como un todo.

Facilita la obtención de premios y reconocimientos

Son muchos los premios y reconocimientos que están surgiendo en materia de responsabilidad y sostenibilidad. Los premios además de reconocer de manera pública los esfuerzos de las empresas en este ámbito, ayudan positivamente a difundir las iniciativas de las compañías a través de foros no empresariales.

Sitúa a la empresa en la preferencia para la contratación pública y la licitaciones

Son muchos los gobiernos o entidades que están incorporando consideraciones de sostenibilidad y responsabilidad social como criterios de valoración y mejora para seleccionar a los adjudicatarios en los procesos de contratación pública.